Batalla de Columbus

Un 17 de febrero el General Francisco Villa y cerca de 500 personas, partieran de la Hacienda de San Gerónimo con la intención de viajar hacia Columbus en los Estados Unidos para lo que fuera la invasión a terreno estadounidense más rememorada en la época de vida del Centauro del Norte. Las diezmadas fuerzas de villa y sus generales se reunieron en la Hacienda de Bustillos en la navidad de 1915 para empezar a desintegrar las fuerzas villistas, para el 2 de enero de 1916, cerca de 3 mil personas, todas de infantería, fueron avisadas en el ahora seccional de Álvaro Obregón Cuauhtémoc, de que cada quien podría regresar a su casa. Sin embargo, la élite de la tropa villista acampaba en Los Tanques (entre Rubio y Sainapuchi) y que habría de acompañar a Villa hasta la Hacienda de San Gerónimo en Bachiniva en donde la noche del 17 de febrero de 1916, tomó la decisión de viajar a Columbus para cobrar el fraude que el comerciante judío de armas Samuel Rabel le hiciera con un armamento que pagó y nunca recibió, según apuntes de Marcelino Martínez, historiador en Cuauhtémoc. Durante toda la noche del día 17 se alcanzaron a reunir cerca de 500 personas de Cuauhtémoc, Bachíniva, Namiquipa e Ignacio Zaragoza para partir hacia Columbus por las noches y así evitar llamar la atención. El 9 de marzo de 1916, un disparo en un reloj, detuvo su funcionamiento y marcó históricamente la hora del ataque, las 4 de la madrugada con 11 minutos, hora en que inició el saqueo a los comercios del judío Rabel -quien no se encontraba en el lugar, pero que fue notificado de la serie de destrozos que sufrieran sus almacenes-, los incendios en los hoteles y los asesinatos de personas que se resistieron al asalto, y del ataque a una base militar estadounidense que se toma como referencia de la invasión que el Caudillo del Norte hiciera en suelo Norteamericano. El gobierno estadounidense ofreció una recompensa de 5 mil dólares por la captura de Francisco Villa y mil dólares por la detención de los hermanos Pablo y Martín López de El Charco, de Candelario Cervantes de Namiquipa o del sonorense Francisco Beltrán, además de mil dólares que una familia estadounidense de la Babícora ofreció por el robo de caballos. Pero la respuesta fuerte del gobierno del país del norte fue la llamada Expedición Punitiva que el General John J. Pershing y George Patton encabezaron con 10 mil soldados afroamericanos, oficiales de raza aria y guías apaches que conocían lo que hoy es Cuauhtémoc y Guerrero por la serie de enfrentamientos que tuvieran con el pueblo raramuri, de la cual se tiene registro una ocupación de suelo mexicano, desde Casas Grades hasta Parral del 29 de marzo de 1916 hasta el 5 de febrero de 1917, que no obtuvo la captura del Centauro del Norte.   Información obtenida de La Crónica. http://www.cronicadechihuahua.com/Se-cumplen-100-anos-de-la-partida.html   NOTAS RELACIONADAS: http://www.cronica.com.mx/notas/2016/949270.html http://www.cronica.com.mx/notas/2016/947549.html