Durante años mi sueño más codiciado fue encontrar un lugar en el cual poder estar a solas, pero que a la vez me hiciera sentir total seguridad.
Muchas de las veces, la ausencia más grande se vive dentro de sí mismo, así tengas amistades con quien compartir momentos, ya sean tristes o alegres, siempre habrá la necesidad de escapar de la falsa realidad que vivimos día con día. Ya sea pensando y fantaseando en un sin fin de ideologías.
Al haber encontrado ese sitio, el mismo lugar en el cual emana la vida y recorre el valle para así llevar la prosperidad a cada rincón de nuestra localidad.
Pues es un sitio hermoso, melifluo y lleno de esperanza, donde la humanidad le ha respetado sin dañar con la avaricia de explotarlo y destruirle.
Hoy, sin duda es, uno de los pocos lugares que se han sabido conservar limpio y sano, y en su arroyo recorren las aguas más vivas y llenas de alegría, cosa que me encanta de está lejanía.