Recuerdo haber ido caminando rumbo a la casa de mi madre, y poco antes de llegar pude ver a mi mejor amigo esperar por mi. Nos sentamos y esperamos a la puesta de sol, como ocasionalmente hacemos, entonces pudimos apreciar algo sumamente hermoso, tanto que quise haber detenido el tiempo, pero solo pude tomar unas fotografías, como queriendo rescatar algo de aquel bello momento.